Publicaciones

  • Reformas a la Ley Federal del Trabajo en materia de Home Office

    Reformas a la Ley Federal del Trabajo en materia de Home Office

    El 11 de enero del 2021, se publicó un decreto a través del Diario Oficial de la Federación en el que se reforma el artículo 311 y se adiciona el capítulo XII Bis de la Ley Federal del Trabajo (en adelante ``LFT´´), en materia de Teletrabajo.

     

    El artículo 330–A, de la Ley en comento, establece que el teletrabajo es una forma de organización laboral subordinada que consiste en el desempeño de actividades remuneradas, en lugares distintos al establecimiento o establecimientos del patrón, por lo que no se requiere la presencia física de la persona trabajadora y se utiliza primordialmente las tecnologías de la información y comunicación, para el contacto y mando entre la persona trabajadora y el patrón, lo que coloquialmente se le conoce como Home Office.

     

    Con la adición del capítulo XII BIS, los empleadores tienen nuevas obligaciones con los empleados que operan a distancia, es importante destacar que el artículo 330-A, de la LFT, establece que se regirán por las disposiciones del nuevo capítulo, las relaciones laborales que se desarrollen más del 40% del tiempo en el domicilio de la persona trabajadora bajo la modalidad de teletrabajo y que no será́ considerado teletrabajo aquel que se realice de forma ocasional o esporádica.

     

    Ahora bien, a partir de la reforma al artículo 311 y la adición al capítulo XII BIS de la ley, los patrones deberán proporcionar, instalar y dar mantenimiento al equipo que se va a utilizar para desempeñar el trabajo las cuales pueden ser computadoras, impresoras u otros equipos y/o servicios que se consideren necesarios para que el trabajador desempeñe su labor.

     

    Asimismo, el artículo 311 se reforma para quedar de la manera siguiente:

    Artículo 311.- Trabajo a domicilio es el que se ejecuta habitualmente para un patrón, en el domicilio del trabajador o en un local libremente elegido por él, sin vigilancia ni dirección inmediata de quien proporciona el trabajo.

     

    Si el trabajo se ejecuta en condiciones distintas de las señaladas en este artículo se regirá por las disposiciones generales de esta Ley.

     

    Las condiciones de trabajo deberán constar por escrito mediante un contrato, el cual deberá contener, además de lo establecido en el art 25 de la LFT, lo siguiente:

     

    1. Nombre, nacionalidad, edad, sexo y domicilio de las partes;
    2. Naturaleza y características del trabajo;
    3. Monto del salario, fecha y lugar o forma de pago;
    4. El equipo e insumos de trabajo, incluyendo el relacionado con las obligaciones de seguridad y salud que se entregan a la persona trabajadora bajo la modalidad de teletrabajo;
    5. La descripción y monto que el patrón pagará a la persona trabajadora bajo la modalidad de teletrabajo por concepto de pago de servicios en el domicilio relacionados con el teletrabajo;
    6. Los mecanismos de contacto y supervisión entre las partes, así como la duración y distribución de horarios, siempre que no excedan los máximos legales, y
    7. Las demás estipulaciones que convengan las partes.

     

    En virtud de lo anterior, este capítulo establece que la modalidad de teletrabajo formará parte del contrato colectivo de trabajo, que en su caso exista entre sindicatos y empresas, y deberá entregarse gratuitamente una copia de estos contratos a cada una de las personas trabajadoras que desempeñen sus labores bajo esta modalidad, así como facilitar los mecanismos de comunicación con el fin de garantizar que las personas trabajadoras bajo la modalidad de teletrabajo tengan conocimiento de los procedimientos sindicales y negociación colectiva.

     

    Inclusive, los patrones que no cuenten con un contrato colectivo de trabajo deberán incluir el teletrabajo en su reglamento interior de trabajo, y establecer mecanismos que garanticen la vinculación y contacto entre las personas trabajadoras que desempeñen sus labores bajo esta modalidad.

     

    En esta modalidad de home office, los patrones tendrán las siguientes obligaciones especiales:

    1. Proporcionar, instalar y encargarse del mantenimiento de los equipos necesarios para el teletrabajo como equipo de cómputo, sillas ergonómicas, impresoras, entre otros;
    2. Recibir oportunamente el trabajo y pagar los salarios en la forma y fechas estipuladas;
    3. Asumir los costos derivados del trabajo a través de la modalidad de teletrabajo, incluyendo, en su caso, el pago de servicios de telecomunicación y la parte proporcional de electricidad;
    4. Llevar registro de los insumos entregados a las personas trabajadoras bajo la modalidad de teletrabajo, en cumplimiento a las disposiciones en materia de seguridad y salud en el trabajo establecidas por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social;
    5. Implementar mecanismos que preserven la seguridad de la información y datos utilizados por las personas trabajadoras en la modalidad de teletrabajo;
    6. Respetar el derecho a la desconexión de las personas trabajadoras en la modalidad de teletrabajo al término de la jornada laboral;
    7. Inscribir a las personas trabajadoras en la modalidad de teletrabajo al régimen obligatorio de la seguridad social, y
    8. Establecer los mecanismos de capacitación y asesoría necesarios para garantizar la adaptación, aprendizaje y el uso adecuado de las tecnologías de la información de las personas trabajadoras en la modalidad de teletrabajo, con especial énfasis en aquellas que cambien de modalidad presencial a teletrabajo.

     

    Asimismo, los trabajadores tendrán las siguientes obligaciones:

    1. Tener el mayor cuidado en la guarda y conservación de los equipos, materiales y útiles que reciban del patrón;
    2. Informar con oportunidad sobre los costos pactados para el uso de los servicios de telecomunicaciones y del consumo de electricidad, derivados del teletrabajo;
    3. Obedecer y conducirse con apego a las disposiciones en materia de seguridad y salud en el trabajo establecidas por el patrón;
    4. Atender y utilizar los mecanismos y sistemas operativos para la supervisión de sus actividades, y
    5. Atender las políticas y mecanismos de protección de datos utilizados en el desempeño de sus actividades, así como las restricciones sobre su uso y almacenamiento.

     

    Cabe señalar que el cambio en la modalidad de presencial a teletrabajo deberá ser voluntario y establecido por escrito conforme al Capítulo en comento, salvo casos de fuerza mayor debidamente acreditada.

     

    En todo caso, cuando se dé un cambio a la modalidad de teletrabajo las partes tendrán el derecho de reversibilidad a la modalidad presencial, para lo cual podrán pactar los mecanismos, procesos y tiempos necesarios para hacer válida su voluntad de retorno a dicha modalidad.

    18 Ene, 2021
  • Donatarias autorizadas en el 2021

    Donatarias autorizadas en el 2021

    Derivado del Decreto por el cual se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Ley del Impuesto sobre la Renta, de la Ley del Impuesto al Valor Agregado y del Código Fiscal de la Federación que fue aprobado por el Ejecutivo Federal para su posterior publicación en el Diario Oficial de la Federación, lo cual sucedió el 8 de diciembre de 2020, se realizaron diversas modificaciones y adecuaciones al régimen de donatarias autorizadas, mismas que se señalan de manera general a través del presente.

     

    Durante el proceso legislativo en cuestión, las distintas autoridades pasaron por alto las diversas críticas que se presentaron por parte de los distintos participantes de la sociedad civil hacia las propuestas que se encontraban en discusión en ese momento, ya que se llegaron a aprobar cambios que afectarán de manera considerable al sector de las donatarias autorizadas, sin considerar la labor tan importante que las mismas realizan para el desarrollo de nuestro país.

     

    En este sentido, las principales modificaciones realizadas al régimen en cuestión y que entrarán en vigor a partir del 1° de enero de 2021, son las siguientes:

     

    A) Nuevos giros que deberán contar con autorización para recibir donativos, a fin de poder tributar conforme al Título III (del Régimen de las Personas Morales con Fines no Lucrativos) de la Ley del Impuesto sobre la Renta

     

    Se establece que aquellas personas morales que realicen actividades de i) investigación científica o tecnológica que se encuentren inscritas en el Registro Nacional de Instituciones Científicas y Tecnológicas; ii) otorgar becas; iii) investigación o preservación de la flora o fauna silvestre, terrestre o acuática, dentro de las áreas geográficas definidas; iv) prevención y control de la contaminación del agua, del aire y del suelo, la protección del ambiente y la prestación y restauración del equilibrio ecológico; y v) reproducción de especies en protección y peligro de extinción y a la conservación de su hábitat, siempre que se obtenga opinión previa de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, deberán contar con autorización para recibir donativos deducibles del impuesto sobre la renta, con objeto de estar en posibilidad de tributar conforme al Título III (del Régimen de las Personas Morales con Fines no Lucrativos) de la Ley del Impuesto sobre la Renta. De lo contrario, deberán tributar conforme a lo establecido en el Título II (de las Personas Morales) del ordenamiento legal en cuestión.

     

    B) Comprobación de gastos

     

    Se elimina la exención que existía para donatarias autorizadas, siendo que para el ejercicio fiscal de 2021 deberán soportar todos los gastos realizados a través de un Comprobante Fiscal Digital por Internet, ya que de lo contrario dichos gastos serán considerados como no deducibles y formarán parte del remanente distribuible de la donataria en cuestión.

     

    C) Pérdida de la autorización para recibir donativos deducibles

     

    Las donatarias autorizadas para recibir donativos deducibles del impuesto sobre la renta perderán dicha autorización cuando obtengan más del 50% de sus ingresos por actividades distintas a los fines para los cuales obtuvieron su autorización. De perder dicha autorización, se contará con un plazo de 12 meses para estar en posibilidad de recuperarla, de lo contrario existen ciertas consecuencias que van desde destinar la totalidad de su patrimonio a otra donataria, hasta salir del régimen del Título III (del Régimen de las Personas Morales con Fines no Lucrativos) de la Ley del Impuesto sobre la Renta.

     

    D) Revocación de autorización como donataria autorizada para recibir donativos deducibles del impuesto sobre la renta

     

    En los casos de revocación, conclusión de la vigencia y que no sea renovada por la entidad en cuestión, el contribuyente contará con cierto plazo en el cual deberá destinar la totalidad de su patrimonio a otras entidades autorizadas para recibir donativos del impuesto sobre la renta.

     

    En este sentido, las donatarias que pierdan su autorización no podrán continuar realizando sus actividades ni mantener los activos que forman parte de su patrimonio.

     

    C) Causales de revocación de la autorización para recibir donativos

     

    Se adicionan a la Ley del Impuesto sobre la Renta ciertas causales y el procedimiento de revocación o no renovación de autorización para recibir donativos deducibles para efectos de la Ley del Impuesto sobre la Renta entre los que destacan los siguientes: i) Destinar su activo a otros fines distintos a aquéllos por los cuales se obtuvo la autorización; ii) No expedir el Comprobante Fiscal Digital por Internet por los donativos recibidos o expedirlos por otras operaciones que no sean consideradas como donativos; iii) Cuando las autoridades fiscales identifiquen incumplimiento de obligaciones o requisitos de las donatarias autorizadas; iv) Aparecer en las listas relacionadas al artículo 69-B del Código Fiscal de la Federación; v) Si su representante legal, algún socio, asociado, miembro del Consejo Directivo o de Administración, forma o formaba parte de otra donataria autorizada a la que se le haya revocado su autorización en los últimos 5 años; y vi) Obtener más del 50% de sus ingresos por otras actividades a las que fueron autorizadas.

    11 Ene, 2021
  • Deducciones personales para el ejercicio fiscal 2020

    Deducciones personales para el ejercicio fiscal 2020

    Las deducciones son aquellas partidas que permite la ley restar de los ingresos acumulables del contribuyente para así conformar la base gravable sobre la cual se deben pagar los impuestos. Las deducciones para poder utilizarse deben de cumplir con diversos requisitos fiscales, entre otros, que sean estrictamente indispensables para los fines del negocio y que se encuentren registradas en la contabilidad.

     

    Ahora bien, el artículo 151 de la Ley del Impuesto sobre la Renta establece que las personas físicas residentes en el país que obtengan ingresos de los señalados en el Título IV (“De las Personas Físicas”) para calcular su impuesto anual, podrán hacer, además de las deducciones autorizadas en cada Capítulo según les corresponda, ciertas deducciones personales.

     

    En este sentido, los gastos que los contribuyentes personas físicas tienen derecho a disminuir de sus ingresos acumulables en su declaración anual del ejercicio como deducciones personales son los siguientes:

     

    Salud

    • Pagos por honorarios médicos, dentales y por servicios profesionales en materia psicológica y nutrición prestados por personas con título profesional legalmente expedido y registrado por las autoridades educativas competentes.
    • Gastos hospitalarios y medicinas incluidas en facturas de hospitales.
    • Análisis y estudios clínicos.
    • Compra o alquiler de aparatos para el establecimiento o rehabilitación del paciente.
    • Prótesis.
    • Las primas por seguros de gastos médicos, complementarios o independientes de los servicios de salud proporcionados por instituciones públicas de seguridad social.
    • Compra de lentes ópticos graduados para corregir efectos visuales.

     

    Educación

    • Colegiaturas en instituciones educativas privadas con validez oficial de estudios. Desde nivel preescolar hasta bachillerato o equivalente.
    • Transporte escolar cuando sea obligatorio.

     

    Otros

    • Gastos funerales.
    • Intereses reales devengados y efectivamente pagados por créditos hipotecarios, destinados a casa habitación, contratados con el sistema financiero, INFONAVIT o FOVISSSTE, entre otras.
    • Donativos otorgados a instituciones autorizadas para recibir donativos.
    • Aportaciones complementarias de retiro realizadas en la subcuenta de aportaciones voluntarias de los planes personales de retiro.
    • El pago por impuestos locales por salarios.

     

    Cabe señalar, que los gastos antes señalados se encuentran sujetos a ciertos requisitos y límites que deberán cumplirse, con objeto de estar en posibilidad de ser disminuidos de los ingresos acumulables de la persona física

    23 Dic, 2020
  • Fuentes de financiamiento

    Fuentes de financiamiento

    La educación financiera en nuestro país es relativamente escaza y muy poca gente tiene acceso a una buena formación financiera. Por esas razones, damos un breve análisis sobre las principales fuentes de financiamiento que se pueden solicitar.

     

    Las razones por las que un cliente pueda requerir de un financiamiento o en este caso específico, un crédito puede ser: Requerimientos estacionales, requerimientos extraordinarios, capital de trabajo, inversión en capacidad instalada, entre otros factores.

     

    Para explicar mejor cada una de las razones, exponemos ejemplos de cada una; un ejemplo característico de los requerimientos estacionales, como su nombre bien lo indica, son las ventas cíclicas. Es decir, por temporada, tomando el espíritu decembrino que actualmente vivimos, un claro ejemplo de los requerimientos estacionales son las ventas de ornamentos y artículos navideños.

     

    Pasando a los requerimientos extraordinarios, un ejemplo claro, puede ser el pago a los empleados por participación en las utilidades, fondos de ahorro, pago de impuestos federales o en su caso, multas o penalizaciones no previstas.

     

    Adicionalmente, el capital de trabajo. La principal razón por la que las entidades requieren de esta necesidad de financiamiento es por falta de liquidez en sus flujos de efectivo. De igual manera entran en este rubro las empresas en crecimiento acelerado por diversas razones, principalmente por su aumento en inventarios derivado de un alza en las ventas o por aumento en las cuentas por cobrar por un repunte en ingresos.

     

    Enfocándonos en la inversión en capacidad instalada, hablamos principalmente de las empresas que buscan aumentar su infraestructura de activos fijos. Hay dos factores a considerar de bastante importancia, el activo tiene que “pagarse” con la generación de flujos de este y la vida del crédito tiene que ser congruente con la vida operacional del activo.

    22 Dic, 2020
  • Principales diferencias entre una S.A. y una S.A.P.I.

    Principales diferencias entre una S.A. y una S.A.P.I.

    Nos hemos encontrado constantemente que las diferencias entre las Sociedades Anónimas (S.A.) y las Sociedades Anónimas Promotoras de Inversión (S.A.P.I.) suelen ser confusas al momento de elegir el tipo social más conveniente para constituirse, por lo que a continuación informamos un poco acerca de las similitudes y principales diferencias entre ambas figuras.

     

    Si bien es cierto que la S.A.P.I. se creó como una modalidad de la S.A. con el objetivo de otorgar una mayor flexibilidad en la delimitación de derechos y restricciones de los accionistas, que la hacían atractiva para recibir nuevos inversionistas (de ahí el nombre), en la reforma a la Ley General de Sociedades Mercantiles (LGSM) del pasado 13 de junio 2014, se incluyeron disposiciones idénticas para la S.A. a las previstas por la Ley del Mercado de Valores (LMV) aplicables a la S.A.P.I.

     

    Lo anterior generó que estos tipos sociales se asemejaran aún más, pues en la actualidad en ambas sociedades se pueden crear acuerdos que regulen distintos temas de interés para los accionistas, como lo son las restricciones a la transmisión de acciones, acciones de voto limitado o sin derecho a voto, derechos de separación y retiro de socios derecho de suscripción preferente, y venta conjunta o venta forzada (tag- along y drag along), entre otros.

     

    Sin perjuicio de lo anterior, aún existen ciertos aspectos que diferencian a la S.A.P.I. de la S.A. que pueden resultar ventajosas dependiendo del tipo de negocio y la clase de empresa que se pretende constituir. Por ejemplo, derivado de lo establecido en el artículo 13, fracción III de la LMV, la S.A.P.I. puede limitar o ampliar la distribución de dividendos y otros derechos económicos siempre que se prevea en los estatutos sociales; en cambio, el artículo 17 de la LGSM establece que la S.A. no puede privar a los socios de las utilidades, siendo nula cualquier estipulación en contrario.

     

    Asimismo, el artículo 15 de la LMV, establece que en una S.A.P.I., no se permite que la administración la lleve a cabo un Administrador Único; por tanto, siempre se debe designar un consejo de administración, a diferencia del artículo 142 de la LGSM que establece que la administración estará a cargo de uno o varios mandatarios.

     

    Mientras que el artículo 144 de la LGSM establece que se requiere el 25 % del capital social para designar a los administradores o comisarios de una S.A., el artículo 16 de la LMV establece que la S.A.P.I. exige el 10 % de las acciones de cualquier clase para la designación de los mismos. Por otro lado, el artículo 15 de la LMV permite que sea creado un comité de auditoría para la S.A.P.I. y se designe un auditor externo independiente al comisario, mecanismo que no tiene una S.A.

     

    Otra de las diferencias fundamentales entre ambas figuras es la obligación que tiene la S.A. de publicar estados financieros cuando así lo soliciten los accionistas establecido en el artículo 177 de la LGSM; obligación que no tiene una S.A.P.I. de conformidad con el artículo 18 de la LMV.

     

    Ahora bien, la S.A.P.I. otorga mayor protección para los accionistas minoritarios, ya que reduce el porcentaje legal requerido para ejercitar algunos de los derechos como lo son solicitar que se convoque a asamblea en cualquier momento, ejecutar acción de responsabilidad en contra del administrador o comisario, oponerse a resoluciones de asambleas, entre otros.

     

    Una de las diferencias más grandes que hace a una S.A.P.I más atractiva que una S.A. en algunas ocasiones, es que puede adquirir sus propias acciones, ya sea con cargo a su capital contable, en cuyo caso podrá mantener dichas acciones; o, con cargo a su capital social, para que sean canceladas o convertidas en acciones de tesorería.

     

    Por último, el artículo 16 de la LMV, permite que en la S.A.P.I. se establezcan acuerdos que impongan obligaciones de no desarrollar giros comerciales que compitan con la sociedad, limitadas en tiempo, materia y cobertura geográfica, siempre y cuando no exceda a tres años.

     

    De lo anterior se desprende, que contrario al pensamiento común, la S.A.P.I. y la S.A. tienen muchas diferencias que pueden resultar de gran utilidad en los diferentes tipos de negocios, por ejemplo, la S.A.P.I puede ser la mejor opción para aquellas empresas que desean incursionar en el mercado bursátil o cuando se pretende establecer restricciones no solo para los derechos corporativos, si no de exclusividad para los accionistas.

     

    Determinar el tipo social que resulte más apropiado, dependerá de la clase de negocio que se pretenda emprender y el plan de tus actividades. No dudes en contactarnos para asesorarte y acompañarte en el proceso de constitución de una nueva sociedad.

    24 Nov, 2020