1

Previniendo el “apocalipsis”: ¿Qué pasa cuando una empresa se declara en bancarrota?

Por Fourwell
19 Jun, 2024

Previniendo el “apocalipsis”: ¿Qué pasa cuando una empresa se declara en bancarrota?

 

Supongamos que ocurre una catástrofe. De hecho, la cantidad de ejemplos de catástrofes se vienen acumulando en los últimos años, sobre todo desastres climáticos. La catástrofe es, muchas veces, inevitable. Pero eso no quiere decir que uno no pueda estar preparado.

 

La palabra bancarrota se remonta, según algunos historiadores, al siglo XV, en la Edad Media, donde los cambistas se sentaban en bancas para prestar dinero, pero cuando sus operaciones fallaban se les rompía el banco con un hacha. Quedaban con la "banca rota".

 

En la actualidad, la bancarrota se refiere al proceso legal para que las personas físicas y morales, que tienen más pasivos que activos y que les es imposible operar, puedan afrontar sus deudas a través de la reestructuración y si no funciona, tendrá que disolverse. Para esto deben regularse ante la Ley de Concursos Mercantiles, que busca evitar que las empresas quiebren. Ricardo Robles Pelayo, docente en derecho en la Escuela Bancaria Comercial (EBC), explica a El Economista que para que no se vayan a la bancarrota, las empresas en riesgo primero tienen que pasar por la reestructuración.

 

Según Robles, "antes era más común que las empresas quebrarán, pero en la actualidad ha cambiado la visión de los empresarios y en vez de extinguir su empresa, buscan alternativas para continuar". Si en una segunda etapa no pueden hacer frente a estas deudas, entonces viene el procedimiento de quiebra, donde se venden todos los activos para pagar a los acreedores.

 

Existen varios factores que llevan a la empresa a su disolución, una de ellas puede ser situaciones externas, como en la pandemia; cuando las empresas siguieron pagando a sus colaboradores a pesar de haber cerrado, pero algunas se quedaron sin recursos para que el negocio continuara. Otro factor es una mala administración, que implica la toma de malas decisiones, lo cual lleva a que la empresa se vaya al concurso mercantil y posiblemente a la bancarrota.

 

El concurso mercantil consiste en que tanto los acreedores como los colaboradores, hacienda, proveedores e instituciones reciban lo que les corresponde. Es como hacer una fila para ver quién tiene prioridad para que se le paguen las deudas. "La Ley contempla un derecho preferente en cuanto a los trabajadores, porque es un sector social que la misma constitución protege y les da el derecho de preferencia frente a los demás acreedores de la empresa", afirma Robles.

 

Cuando una empresa se declara en quiebra, se rige bajo el principio de buena fe, pero si las autoridades detectaron que se trata de una estrategia de evasión o quiebra fraudulenta, el Código Penal Federal en México, en el artículo 388 bis, establece lo siguiente: “Al que se coloque en estado de insolvencia, con el objeto de eludir las obligaciones a su cargo con respecto a sus acreedores, se le impondrá pena de seis meses a cuatro años de prisión y de cincuenta a trescientos días multa”.

 

Una prudente actitud administrativa de las finanzas es siempre recomendable para cualquier empresa. Pero en caso de que esas "catástrofes" ocurran, no siempre todo está perdido.