1

Mercado de Valores

Por www.fourwell.mx
26 Oct, 2021

En el mundo existen una gran variedad de bolsas de valores, una de las principales, es la National Association of Securities Dealers Automated Quotations o NASDAQ de Nueva York, su índice representativo es el Nasdaq Composite o el Nasdaq 100. Por otro lado, también en Nueva York, se encuentra la Bolsa de Nueva York o New York Stock Exchange (NYSE), que también es conocida bajo el nombre de Wall Street, por su ubicación. 

 

Asimismo, del otro lado del mundo, existe la Bolsa de Japón que tiene como índice el Nikkei 225, esta es la bolsa más importante de Asia. Dentro del mismo contintente, en China, existen dos bolsas: la de Shanghái y la de Hong Kong. La primera se limita a inversores internos (de origen chino) y su índice es el Hang Seng. La segunda se encuentra abierta a inversores extranjeros y su índice es el SSE composite. Asimismo, en Europa una de las principales bolsas es la Bolsa de Frankfurt o la Deutsche Börse, su índice es el DAX-30 y su gran relevancia es que también cotiza valores de organizaciones sin fines de lucro. Por último, se encuentra la Bolsa Mexicana de Valores, esta fue la primera bolsa de valores en México y en ella cotizan las principales empresas de origen mexicano, y maneja tres índices: el INMEX, IPC e IMC 30. Todas estas bolsas forman parte importante de los intermediarios en el mercado de valores.

 

El mercado de valores es aquel en el que se llevan a cabo de manera organizada transacciones de compraventa de valores inscritos en el Registro Nacional de Valores (RNV) y cuyo propósito es canalizar recursos para el financiamiento de empresas consideradas como solventes de forma comercial, legal y financieramente o bien, para la ejecución de proyectos productivos o de infraestructura.

 

Los participantes del mercado de valores son: las entidades emisoras de valores, inversionistas, intermediarios bursátiles y otros intermediarios como las instituciones reguladoras, bolsas de valores, calificadoras y centrales depositarias de valores. Los intermediarios bursátiles son entes que sirven de enlace entre los oferentes y demandantes de valores. Estos pueden ser casas de bolsa, instituciones de crédito, sociedades operadores de sociedades de inversión, administradoras de fondos para el retiro, entre otras. 

 

Las entidades emisoras y los ahorradores deben contratar intermediarios financieros regulados para realizar la compra y venta de acciones o instrumentos financieros. Estos intermediarios incluyen casas de bolsa, AFORES, bancos y operadoras de fondos de inversión. Por otro lado, los intermediarios del mercado de valores sirven de enlace entre oferentes y demandantes de valores. Estos incluyen casas de bolsa, operadoras de fondos de inversión, instituciones de crédito, distribuidoras de acciones de fondos de inversión y administradoras de fondos para el retiro.

 

Asimismo, las emisoras son aquellos entes económicos que acuden al mercado de valores para obtener financiamiento, colocando instrumentos de deuda o de capital entre el público inversionista. Existen dos tipos de emisores de valores, el sector público y el privado. El público se refiere al gobierno estatal, federal, estatal o municipal. Son los principales emisores de deuda en el mercado, se emite principalmente mediante CETES, Bondes o Udibonos. Las CETES son Certificados de Tesorería, estos son emitidos por el gobierno a tasas de interés fijas muy bajas y existen a distintos plazos, de 28 y 91 días. 

 

Los Bondes son como los CETES, se denominan Bonos de Desarrollo del Gobierno Federal y funcionan a plazos de 3, 5 y 7 años y son instrumentos de tasa flotante. Por último, los Udibonos son bonos de la tesorería que fijan su valor en Unidades de Inversión (UDI), las cuales se miden con la inflación de la economía. Por otro lado, el sector privado, se refiere a empresas privadas que cotizan en bolsa o instituciones financieras como bancos. El sector privado obtiene valores a través de colocar instrumentos en mercados financieros, generalmente el destino de estos recursos es el financiamiento de proyectos de inversión o expansión.

 

Los requisitos de la Bolsa Mexicana de Valores incluyen enviar una solicitud de inscripción y ya que esta sea aprobada, se tiene que elaborar un prospecto de colocación. Este se refiere a que detallar a los posibles inversionistas, riesgos, contingencias, información financiera, documentos administrativos, información legal, características de la oferta, precio y tasa de los instrumentos, el destino de los recursos y el plan de distribución de la oferta. Además, la empresa tiene que cumplir con los requisitos estipulados por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

 

Dentro de los requisitos de la CNBV, es ser una Sociedad Anónima Bursátil. Para llegar a ser este tipo de sociedad, se tiene que iniciar como una Sociedad Anónima. Estas se rigen por la Ley General de Sociedades Mercantiles, tienen un consejo de administración o comisario y emiten acciones privadas. 

 

El siguiente nivel de sociedad es la Sociedad Anónima Promotora de Inversiones, estas comienzan a adoptar la normativa de la Ley del Mercado de Valores (LMV), aún no cotizan en bolsa y no son supervisadas por la CNBV, sin embargo, comienzan a implementar un buen gobierno corporativo. El siguiente nivel ya es un nivel importante, las empresas se convierten en Sociedad Anónima Promotora de Inversión. Estas ya se apegan a la LMV, ya cuentan con ofertas privadas y públicas de valores, ya se encuentran registradas en el RNV y tienen la obligación de contar con un consejero independiente. Después de tres años, estas empresas tienen que demostrar que han generado utilidad y se tienen la opción de convertirse en Sociedades Anónimas Bursátiles. Estas últimas colocan por lo menos el 15% de su capital social en valores públicos y se convierten en entidades autorizadas y supervisadas por la CNBV.

 

Las ventajas de ser una empresa que cotiza en bolsa son muchas. Las que más destacan son: obtener una nueva fuente de recursos a largo plazo, hay mejores condiciones de negociación ante instituciones bancarias y por la misma razón se reducen los costos y gastos financieros, se tiene menos vulnerabilidad a ciclos económicos al ser una empresa más grande, se tiene un valor real de la empresa en el mercado, se obtienen mejores procesos para fusiones y adquisiciones y se diversifica el riesgo de los socios actuales.

 

En conclusión, hay distintos vehículos para invertir en bolsa, ya sea mexicana o extranjera. No se requiere de demasiado capital, pero sí de conocimiento y experiencia, es por eso que se recomienda ir con un asesor de bolsa, para que establezca el perfil de inversionista y que basado en ello, realice las inversiones para obtener ciertos rendimientos. Estos asesores de bolsa son certificados por la Asociación Mexicana de Instituciones Bursátiles (AMIB), lo que les brinda validez, conocimiento y confianza para sus clientes.